Fotos urbanas que no hablan por si solas..... necesitan un empujon.... una descripcion

viernes, 30 de noviembre de 2007

El Claro objetivo de las palomas


Esto ya es el colmo, que me espíen ya es una cosa, pero que se estén reagrupando sobre nuestro libertador es demaciado.
Esta muy claro, recien ahora lo empiezo a comprender.
1º Vinieron hace 500 años para invadirnos
2º Se mulpiplicaron y se convirtieron en plaga
3º Se reagrupan y copan espacios publicos
4º Nos espían y ocupan nuestros hogares
5º Se burlan de nosotros y se posan sobre nuestro libertador!!!!!!!!!
NOS van a atacar en cualquier momento, se están haciendo cada vez mas fuertes!!!!, ojo no nos dejemos estar , tenemos que hacer algo urgente.
Escucho sus propuestas.
el ganador se lleva una CARAMAÑOLA de coco-cola

4 comentarios:

gabriel dijo...

Son palomas estilistas. Por eso formaron una cresta con onda, muy new age, sobre la cabeza del caballo de Saint Martin.

ignacio camara dijo...

uds porque no vieron lo que hicieron con la cola del caballo, la verda era increible, demaciado bueno para fotografiarlo

guiiiiii :) dijo...

ignacio querido, aunque tengas errores de ortografia, y me hagas pocos masajes.. esta re bueno tu flog.. me diverti mucho con la historia de los perros, pero la de las palomas fue mejor.. y la de la invacion yanqui es buena peeeero.. vos no te hagas que ricos mc donalds te mandas seguramnetee.. :) bueno igna.. felizz navidad.. re lindo verte hoy.. me hiciste reir con lo del arbol y el leñador.. andate con los techadores.. te qiero *

rata con alas dijo...

Hasta cierto tiempo las palomas se contentaron con la vida que su naturaleza les había ofrecido. En ese entonces, gozaban apasionadamente incluso del más ínfimo de los detalles dentro de su pequeña vida. Posarse sobre las tejuelas de las casas, echarse carreras sobre los techos oxidados por el viento, la lluvia y la erosión de la historia. Batir las alas simétricamente durante el vuelo. Recoger migajillas de pan junto a las bancas en las plazas, junto a los mocasines de principio de siglo y sus sonrisas gastadas. Junto a un vendedor de globos y el comportamiento animal de los infantes e infantas, quienes, junto a sus madres intentan deshacerse del infaltable mendigo perfumado por el lego los días.

Principalmente, en aquellos días el quehacer diario, se perdía endulzado por las charlas entre compinches, quienes sobre alguna cariñosa cornisa, se diluían revueltos en chismes, tallas, memorias de cuando polluelos, anécdotas de cuando en servicio o eternos domingos; de pavoneo frente algún retoñito de paloma nueva, de esas que con su vuelo distraído arrullan inconsciente al sexo opuesto, como ronronea un gato o gime una buena hembra. También, con nostalgia la rutina, del chapotear divagante en alguna bonita pero bien contaminada fuente municipal, y algunos, los más románticos, incluso mirar con goce su prestigio de ave cochina y así con irrisión y altanería, cagarse sobre alguno que se mueva vuelo abajo.

De dicha manera, era el romance de las palomas con el pasar del tiempo. De tal forma, se desarrollo durante un buen tiempo. Empero, si se revisa exhaustivamente la historia de las palomas, esto es, edad por edad, se pueden encontrar todavía algunos vestigios de un cierto periodo de ocultismo, dentro de la historia de esta característica ave. Esta etapa ha sido referida con anterioridad como la edad del delirio, primeramente por el desajuste que se produce y en segunda instancia para apuntar y rescatar la simbolización medieval, que al ave se le presumía en dicha época, puesto, durante este periodo del acontecer humano, el ave fue representada por muchos como símbolo de la locura, precisamente por el duelo del ave en el extenso del cielo.

Retomando el tema anterior, las palomas antes del despertar, desarrollaron esta constante fugaz, disfrutando de los detallitos de sus días y algunas, las más audaces, encontrando placer hasta en la vergüenza, en aquello que los seres humanos, por el contrario, resguardan con tanto celo.

Ocurre por tanto, dentro el periodo oscuro de las palomas, una paloma que viene casi proféticamente, a romper con gran parte de - por no decir todos- los esquemas y parámetros naturales, que definían a las palomas hasta esa fecha. Dicha paloma –de género masculino- fue Aureolus Palomus Bombastus Von Hohenheim. Individuo que a temprana edad se mostraría partidario entusiasta de revolucionarias ideas.

Bombastus planteaba la interrogante que la paloma, como especie, podía si ella se lo proponía, romper el ciclo natural. Si se concentraba, la paloma podía ir mas allá de lo establecido naturalmente, pues si bien la naturaleza la definía como tal, le impedía de igual forma, la posibilidad de evolucionar, como lo hacia por ejemplo, la especie bípeda. Con este pensamiento, Bombastus logro a su edad, captar mucha atención, que tiempo mas tarde daría pie inicial, para la revolución del 70 y posteriormente el golpe de estado, producido en el verano del 73, donde Bombastus, con extraordinario apoyo popular, ascendería al poder.
Durante su periodo de mando, su principal obra concretada, fue la constitución del 77, en la cual introduciría en la historia de las palomas, un nuevo paradigma existencial.

“La paloma esta cansada de los restos de otras especies. La paloma esta cansada de la rapiña, cansada de la burla y el menosprecio. La paloma esta hecha para gloria, pues representa la libertad y la pureza. La paloma por tanto debe recuperar ese status, pero lograr ello - sabemos todos- no será fácil, correrá sangre y se tomaran drásticas medidas, radicales ideas, que sin embargo, creed en que valdrán la pena, tanto para esta, como para la futuras generaciones, que habrán de recordarnos y realzarnos como pretendemos ahora, hacer con nuestra alicaída especie ”

Aureolus Palomus Bombastus Von Hohenheim
Febrero 23, de 1973
En su discurso de ascensión.

¿A que drásticas medidas apuntaba Bombastus? ¿Cómo harían esto las palomas? ¿Qué consecuencias se desprenderían de ello?

Bombastus en marzo del 73 declarara: “Lo haremos humanizándonos” ¿A que Bombastus apunto con esto? A que desde ese preciso en adelante, las palomas ya no serían palomas, las palomas ahora construirían casas, se pondrían pantalón, falda y calzarían zapatos. Mientras los palomos usarían reloj, las palomas se maquillarían y pintarían los labios. Algunas usarían gafas y los más recatados, lentes de contacto. Las palomas tendrían profesiones, habría sindicatos de palomas obreras y centros de madres palomas. Habrían palomas electricistas, albañiles, secretarias y ¿por que no? palomas prostitutas, en consecuencia palomas transexuales y por ende, palomas cirujanas ¿Como se lograrían todos estos avances? Las palomas irían a la universidad, las palomas leerían, escribirían – quien sabe como, pero lo harían - Incluso, habría palomas para la limpieza, puesto aun se les conociera como aves cochinas, las palomas, una vez integradas a este nuevo paradigma, debieron instruirse en la higiene y la salud. Por otro lado, desde luego habría palomas policías, puesto una sociedad sin orden, no es sociedad, sino, cuneta, cueva, chiquero para marranos o bien, un país wacho.

Tiempo más tarde, aparecerían a la par con el desarrollo, la infraestructura de servicios y derivados, los hoteles, los hospitales, las tiendas comerciales, los restoranes e incluso con división de sectores: fumar y no fumar. Por que por supuesto, las palomas también adquirían los vicios que una humanización conlleva, ya que al igual que otras especies, ninguna es perfecta, pero si todas –creo yo- perfectibles. De esta forma, las palomas también fumarían, hasta irían a las discotecas, entonces beberían…si, es verdad, también habría palomas borrachas, y bueno, por lo mismo se expresa en la realidad tantos choques de palomas, unas en sillas de ruedas, otras en sanatorios mentales o hacinadas en cárceles, y tantas más reposando en cementerios o incineradas y luego arrojadas al mar.

Con Bombastus acontecieron toda esta serie de hechos, que determinaron históricamente con posterioridad, este negro periodo donde la paloma de una u otra manera dejó de ser paloma, por lo menos ontológicamente. Sin embargo, todo este proceso no alcanzaría a extenderse más allá de 1979, fecha en que Bombastus fallecería trágicamente luego de un atentado terrorista, realizado por el movimiento ultraconservador; Por un amanecer sin Bombastus, quienes en la mañana de un agosto 4, dirigirían un ataque armado hacia la moneda, con resultados positivos para la resistencia.

En uno de los últimos discursos pronunciados por Bombastus a su pueblo – a quienes aun lo apoyaban- se entiende:

“Yo vine a ofrecerles aquello que no merecían, que tampoco necesitaban, pero que sin embargo, recibieron (…) Mas puede quizá haya nacido en la época equivocada o que por descuido, se me haya dejado caer entre tan poca carne. Por ello, sabed de antemano, que estoy seguro, yo no era para andar brincando de tejado en tejado, sufro de vértigo y tengo plumofobia, por lo cual, lo siento si les cague la vida, la cabeza, el hombro o el helado. Pero así es esto, algunos no merecen nada y sin embargo, lo poseen todo. Sabed también, que este pensamiento no solo se extiende a las palomas, si no, mucho más allá de ellas, a través de las especies. Mas quizá, sino solo luego de mi muerte, acaben por comprenderlo”.

Aureolus Palomus Bombastus Von Hoghenheim
Julio 21, de 1979
Ultimo discurso, ante una junta gubernamental.


Tiempo después de su muerte, ocurre una suerte de periodo de reinstauración de la política original, encabezada por los partidos ultra-conservadores del periodo, a quienes les tomara más de dos generaciones restaurar el curso natural de la tradición, es decir, reconciliarse con el flujo de la vida, en el estado primitivo del ave. Un dato anexo, es que Bombastus falleció sin poder transmitir sus conocimientos, que mucho menos tuvo descendencia y adicional a los casi bien logrados esfuerzos por borrarlo de la historia, su vida y obra, no permanece más que en un pequeño diario de vida – puesto Bombastus aprendió el arte de la escritura y el lenguaje, quien sabe como, pero sin duda lo hizo – y desde luego, un acercamiento a su persona, dentro de esta pequeña reseña histórica.

Demás esta decir, que todavía nada ha ocurrido, la paloma ha retomado ese rol desmoralizador contra el cual Bombastus lucharía tanto por erradicar. Nadie comprende nada, nadie se interesa por tomar una actitud responsable, por valorar la historia y la imagen propia. Ciertamente, a veces hasta mi persona cae derrumbada, dentro esa monotonía tan insignificante, pero extrañamente tan placentera a la vez. Entonces, doscientos años más tarde, seguimos subsistiendo de la crueldad de las otras especies, y quizá como ellos dicen: no somos más que ratas con alas.


Friedrich Amaximandro Palomus Octanos Von Diesel IV.
Del archivo epistolar, posteriormente publicado en: De atolones y corales.

contador